viernes, 27 de febrero de 2009

El curioso caso de Pepé Santoro

Ya sé: si Moreno hubiera metido alguna de las que tuvo, o la de Rodríguez no pegaba en el travesaño y entraba, quizá la historia hubiera sido diferente.

Pero lo cierto es que volvimos a perder (2 derrotas en 4 partidos), y más allá de que se jugó relativamente bien, nuestro DT volvió a demostrar por qué no puede seguir siendo entrenador de un equipo tan grande como Independiente.

Un gol en contra y la derrota parcial en el desarrollo de un partido genera en nuestro banco dos cuestiones: primero, autismo, luego, falta de sentido común. Por eso Santoro tarda tanto en definir a quién cambiar, y cuando lo hace, elige mal.

Hoy hubo varios jugadores que tuvieron un buen nivel: Mancuello, uno de los únicos de nuestros jugadores canteranos que pueden tirar bien 10 a 15 centros por partido, y sobre todo, Sosa, que jugó quizá su mejor partido en primera (después del de los 3 goles a Chicago, claro).

Sin embargo, el DT, cayendo por uno y dos goles, siempre mantuvo la línea de 4 en el fondo y sacó delanteros para poner delanteros (Núñez x Moreno e Higuaín x Sosa). Así, sin arriesgar NUNCA, no se puede hacer un buen campeonato NUNCA.

Después del clásico dijimos en los comments que si no se ganaba hoy, no era tan valioso aquel triunfo. Quizá hoy se mostró algo de actitud y mejor juego, pero no se puede perder así contra un rival tan inferior como Gimnasia, que en el primer tiempo no sabía cómo hacer para pasar la mitad de la cancha sin que fuera de contrataque.

Uno de los únicos hechos positivos por destacar es que la última vez que le ganamos a Boca (2004), también lo hicimos contra Racing, y entre esos dos partidos perdimos en La Plata contra GELP. Qué sé yo... Quizá se dá una de esas casualidades del destino y se repite la historia.

Pero aunque le ganemos a los bosteros, cada día estoy más seguro de lo que vengo diciendo en este blog desde hace ya años: Santoro no puede ser más el DT de Independiente.

2 comentarios:

fede dijo...

Creo que nunca estuve tan de acuerdo con vos Corbatta. 100% de acuerdo. Lo único que quiero agregar, es que desgraciadamente, con la entrada en mi poder, me tuve que quedar porque estoy con fiebre (bah, ya no sé si no es calentura) pero escuchar a Walter Nelson es insufrible. No parece hincha de independiente. Comentan resultados. Los jugadores y dt de gimnasia reconocieron lo que no reconoció ninguno de los periodistas, aunque a algunos es generoso llamarlo así. El negro es malo, pero es el único 9 que tenemos y se comió los goles, pero que pàsaba si los hacia. Denis (y no quiero comparar) también se comio goles imposibles. Casi era para denunciarlos en el INADI, el odio al negro.
aunque parezca raro, creo que hoy se jugó el mejor partido de todos. Hasta el 2 gol de ellos, primer tiro al arco del 2 tiempo. No entiendo como sacó a Sosa

LuchoXelRojo dijo...

Debo reconocerte, Corbatta, que tenías razón cuando desde el primer momento, te manifestaste en contra de la designación de "Pepé" Santoro. Aunque sinceramente, tenía también mis dudas sobre el tema, pero más que nada basándome en sus planteos estratégicos y tácticos; sí en cambio estaba seguro (y no dudo) de su honestidad y verdadero amor por el Club y confiaba en que pudiera imponer sus ideas, sin traicionar sus convicciones, dejarse influenciar o ceder ante imposiciones externas a la hora de elegir los once titulares.
Al no conocer de cerca "la interna" del plantel, no puedo aseverar cuales son las reales causas de este lastimoso presente futbolístico. Pero lo que sí, no deseo este triste final para el GRAN IDOLO y mejor ser humano Miguel A. Santoro, para que termine convirtiéndose en un pedazo más de carne para esta picadora que es el Independiente actual. Le recomendaría que, con el mayor dolor del alma que seguro debe tener, dé un paso al costado.
Así, como están dadas las cosas, me parece que los únicos que podrían sacarnos de este pozo, son técnicos del perfil y características de Trossero, o Monzón, Carlos Enrique, o hasta del "Loco" Pascutti me animaría a decir, no sé. Un tipo que sepa de fútbol, pero que además de sentir y amar la camiseta, pueda cerrar el vestuario y cagarlos a trompadas a todos los jugadores, y llegado el caso incluso, no le tiemble la mano para hacer cirugía mayor y borrar a quienes tenga que borrar... No veo otra salida.
Pero por otro lado, tengo claro que esta dirigencia no lo va a hacer. Irían en contra de sus objetivos. Opuestos, obviamente a nuestros deseos.